Grandes citas de gente menuda: lo más importante cuidarse a uno mismo

 

enriqueta-olivariParece que el otoño invita a empezar a meterse dentro de uno mismo y reflexionar. Y así lo está haciendo Duna.

Me comenta Miguel, tío de Duna, que un día hablando sobre a quién se quería y/o cuidaba más Duna decía que lo más importante era cuidarse uno mismo, porque uno está consigo mismo todo el tiempo y si uno no está, pues no está…

¿Cuánto tiempo tardamos las personas en darnos cuenta de esto?

¿Quizá todos lo sabemos pero lo vamos olvidando año a año?

Anuncios

Grandes citas de gente menuda: lo más importante la vida, y después el cuerpo

Duna, con 6 años,cuerpo y alma pregunta hoy:

– ¿Sabéis lo que es más importante para mí?

Le contestamos varias banalidades, para ella responder:

– Mi vida.

– ¿y lo segundo más importante? – continúa.

Nos quedamos un poco soprendidos con la primera respuesta. Le respondemos a esta segunda: ¡los pulmones! ¡el corazón! ¡la boca!

– Mi cuerpo – responde ella.

Ante tanta filosofía en un cuerpo tan pequeño nos hemos quedado reflexionando sobre el espíritu, el alma y el cuerpo…

Cinco razones para dejar de decir “Muy bien”

elogioAcabo de leer el artículo “Cinco razones para dejar de decir muy bien“, escrito por Alfie Kohn, y, aunque este tipo de artículos de “recetas” no me suelen gustar, me he quedado reflexionando.

En este artículo el autor expone los motivos por los que él recomienda dejar de ofrecer halagos a los niños: Sigue leyendo

Montañas en la cama

37_MONTAÑASENLACAMAespQuiero compartiros este libro, que ha escrito una buena amiga.  Muestra la sexualidad de una manera abierta y sana, a través de la incursión que un niño hace una noche en la habitación de sus padres. Él se imagina lo que pasa dentro la habitación de sus padres como una gran aventura en la que los padres hacen montañismo.

¿Cómo acaba? No os lo comparto, si os intriga leedlo, ¡no tiene desperdicio!

Los cabreos, el cansancio y otros

enfado gritoEn este post ahora, al releerlo, me parece que estoy hablando de obviedades. Pero de tan obvias que son se me escapan, y por eso he querido compartirlo.

Ya hace tiempo nos paramos a pensar con Diego de dónde llegan los cabreos, y la mayor parte de las veces vienen precedidos por una sensación de no aguantarte a tí misma Sigue leyendo

De estrellas con semillas o la alegría de recibir calabazas

Hace unas semanas fue el quinto cumpleaños de Duna. Ella celebraba la llegada del verano, el final del colegio y los múltiples regalos que se le ofrecieron en las 3 celebraciones que se hicieron. La fiesta se alargó durante un fin de semana.

El domingo, ya en la carretera de vuelta a casa, quedamos con Nestor, ese Ebronauta enamorado del río, para darle un abrazo y que felicitara a Duna. Ese día la Luna apareció increíblemente redonda, naranja y cercana.

Nestor le comentó a Duna de su dificultad para encontrar un regalo para ella, y que en su búsqueda se había entretenido tanto que no había conseguido llegar a la fiesta. Mirando a la Luna, esa grande y naranja que estábamos viendo en ese momento, vió una estrella fugaz cruzando el cielo… y dirigiéndose hacia él… ¡hasta que cayó a su lado! Sigue leyendo

¿Cuántas cosas dejamos de saber cuando crecemos?

mafalda-y-el-mundo

La Duna se queda pensativa un rato. Se queda quieta.

– ¿La Tierra está girando ahora? – pregunta.

– Sí, – le respondo – ¿lo notas?

– Sí – afirma.

– ¿Y hacia dónde va? -le pregunto.

Se queda bien quieta, como queriendo pensar o sentir algo.

– Hacia allá – me responde alargando su pequeño dedo hacia su derecha, es decir, exactamente hacia el Este.

Con la Duna nos sorprendemos cuando duerme y gira hasta colocar su cabeza hacia el Este, como si fuera una brújula.

Pero esto ya me parece demasiado, ¿casualidad?