Dos sirenitas contrapuestas

Me he llevado una enorme sorpresa al darme cuenta de las diferencias que hay entre la película de Disney “La Sirenita” y el cuento original de Andersen en el que se basa. Las modificaciones son tan grandes que, prácticamente, narra una historia diferente con un contenido y valores totalmente distintos, y desfigura la esencia de los cuentos de hadas.

En el cuento original la Sirenita sube a la superficie del mar (con el permiso de su padre, ya que ha cumplido 15 años). Tras enamorarse del príncipe (al que rescata de morir ahogado) visita a la hechicera de los Abismos para pedirle que le de un par de piernas y así poder ir con él. Ésta le da una poción y le advierte que, si no llega a casarse con él, se convertiría en espuma de mar. La Sirenita se halla en la superficie, al lado del príncipe, bien contenta hasta que llega el día en que su príncipe se casa con otra mujer. Tras esto la Sirenita va a arrojarse al mar para convertirse en espuma cuando, de repente, sus hermanas emergen del agua ofreciéndole un puñal que les ha dado la hechicera, y le dicen que si se lo clava al príncipe y lo mata volverá a ser una sirena. La Sirenita no se lo clava y prefiere morir ella. Por esta acción aparecen las hadas del cielo y le proponen que vaya con ellas y se dedique, a partir de ahora, a infundir el bien entre los humanos.

La película modifica el hilo argumental desde el encuentro con la hechicera, Úrsula. Aunque ya previamente la relación de Ariel con su padre es muy diferente a la mostrada en el cuento: en la película Ariel sube repetidas veces a la superficie del mar sin el consentimiento de su padre, en un alarde de independencia. Úrsula, la malvada hechicera del fondo del mar, le pide a Ariel también su voz, pero le dota de piernas en el mismo instante y, a su vez le advierte del trato: si no ha besado al príncipe con un beso de amor antes del tercer amanecer volverá a transformarse en Sirena para siempre. En la película, se le da importancia al mal, a Úrsula, algo que no ocurría en el cuento, que está contrapuesta al bien (representado por Ariel y su padre, el rey del mar), y se muestra una competencia entre ambos por tener el poder del mar. De ahí, Disney elige acabar su historia con el típico final de boda heroína-príncipe.

En el cuento original, cuando la Sirenita decide no matar al príncipe, no sólo está reprimiendo el mal de manera inconsciente, sino que conscientemente nos muestra el bien y el amor a pesar de no ser correspondido. En el cuento no se busca el amor hacia la pareja, sino que el amor está asociado a una vida eterna, y es descrito como algo bellísimo, muy puro, sobre lo que el mal no posee ningún valor. En el cuento no existe el mal (tan sólo encontramos la hechicera que tampoco se presenta como un personaje tan malo) y se asciende a una vida superior gracias al reconocimiento de unos personajes divinos (hadas del cielo) por el buen corazón de la heroína. En cambio en la película el mal está constantemente presente.

Lo increíble es que Disney, no contento con quitar la real magia del cuento original, mete, además, su “cuñita” en cuanto a la relación entre los personajes femeninos y masculinos: los personajes femeninos se construyen dentro de roles de género estrechamente marcados. Los personajes femeninos se subordinan a los masculinos y definen su poder y deseos casi exclusivamente en términos de las narrativas del macho dominante. El momento quizá más impactante ocurre cuando Ariel decide pactar con la bruja Úrsula el cambiar su voz por un par de piernas, y así tener la oportunidad de atrapar al príncipe Eric. Como, según la peli, a los hombres no les gustan las mujeres que hablan, la voz sería un atributo no valorado en Ariel y del que no tendría que costarle deshacerse. La letra, en su versión española dice así (entre los minutos 3 y 4 del enlace):

(…) Tienes tu belleza, tu linda cara. Y no debes subestimar la importancia que tiene el lenguage corporal.
Hablando mucho enfadas a los hombres
Se aburren y no dejas buen sabor
Pues les causa más placer
Las chicas que tienen pudor
¿No crees que estar callada es lo mejor?
¡Vamos! No lograrás tu meta conversando
Escúchame y no te equivocarás
Admirada tú serás si callada siempre estás
Sujeta bien la lengua y triunfarás, ¡vamos, tú!


Así, aunque en inicio Ariel se muestra rebelde, al final la capacidad de elegir y su autodeterminación se ligan para atrapar y amar a un hombre atractivo. Por lo tanto sigue reproduciendo el papel subordinado de las mujeres hacia los hombres, y pierde el encanto del valor de algunos cuentos de hadas en la psicología infantil.

Anuncios

4 pensamientos en “Dos sirenitas contrapuestas

  1. Es alucinante lo de la canción la verdad… y además según la película Ursula tiene razón, a la sirenita no le hace falta su voz ni su intelecto, sólo con su cara bonita consigue su objetivo en la vida: Casarse. Enfin que si Disney cambia la historia original para transformarla en esto será por una intencionalidad bien clara… la pregunta es ¿son simplemente “expertos” en lo que vende más y han visto que las historias machistas de final “feliz” gustan más a padres e hijos en general o van metiendo sus cuñas aprovechando su tirón comercial para encaminar la sociedad hacia un mundo familiar, machista?

    • Yo también me planteo la pregunta, al estilo ¿qué fue primero: la gallina o el huevo? A mí la estética de las películas Disney, a grandes rasgos, me gusta. Me gusta el fondo del mar, las canciones de los pececillos, tiene eso de mágico que vende de Disney. Por otro lado creo que para los niños el saber que la película siempre va a acabar de la misma manera les da confianza. Pero por otra parte no creo que su incidencia hacia un mundo de una determinada manera sea inocente.
      Estoy segura de que, por otra parte, son expertos en marketing. Por ejemplo, una de las últimas películas de Disney es una que se llama Tiana y el sapo. No la he visto entera, pero tengo entendido que en ella la protagonista es negra, es una mujer trabajadora (se podría decir que sobreexplotada y en condiciones laborales precarias) que reniega del príncipe. No la he visto completa, pero no creo que el cambio de argumentación típica de DIsney sea puramente ética, sino que para mí se debe a que saben que tienen una clientela fija (que ven sus pelis porque son de Disney, por la marca) y otra que no han captado todavía, y a la que le gustan este tipo de cuentos diferentes de las historias que Disney venía contando.

  2. en el cuento (del que ayer leí dos versiones, una más extendida, con el príncipe de 16 años, y una más breve, con el ídem de 20) la pérdida de la voz se verifica cortándole la lengua a la Sirenita

Espero tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s