Waldorf, Steiner y la educación secundaria

Hace unos días participé en un monográfico sobre la educación secundaria en la pedagogía Waldorf, organizado por la Asociación OFarol (Zaragoza) y dirigida por la Directora y el Jefe de Estudios de la Escuela Libre Micael (Madrid). Estuvimos un día completo leyendo y comentando textos de Rudolf Steiner, y yo, en particular, quedé fascinada con la actualidad de lo que este hombre dijo hace alrededor de 100 años.

Partimos de reconocer las similitudes de la situación histórica en la que Steiner montó la escuela Waldorf-Astoria. La I Guerra Mundial había concluído, era una situación que quería un cambio, y un cambio que fuera práctico. Fue así que tras visitar la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria (Sttutgart) el dueño de ésta, Emil Molt, le solicitó que estableciera y dirigiera una escuela para educar a los hijos de los obreros, con un nuevo sentido social. Esta escuela se creó para todas las clases sociales, considerando la realidad y las condiciones concretas del entorno, huyendo de “reformas escolares imaginarias” y, sobretodo, tratando de educar a personas que impidieran el desarrollo de otra guerra mundial. La pedagogía pronto se extendió por toda Alemania, y aunque durante el periodo nazi estas escuelas fueron prohibidas se abrieron de nuevo despues de la II Guerra Mundial, extendiéndose por Europa y el resto del mundo. Según la información ofrecida por wikipedia, “hoy en día hay cerca de 3000 escuelas en más de 90 países que aplican métodos Waldorf para enriquecer sus enseñanzas”.

Me sorprendió de las lecturas lo que expone en la primera conferencia de El estudio del hombre como base de la pedagogía sobre la importancia de lo que el maestro/educador es, por encima de los conocimientos o lo que hace, aspecto que sigue descuidándose en la educación de los que actualmente educan. Nuestra capacidad para ser objetivos, ecuánimes, comprensivos, atentos, para tener una actitud mental alejada del personalismo, que pueda entender lo que se cuece en la mente de los educandos… no se aprende y no es enseñada ni valorada en la preparación y oposición de profesores, maestros, educadores; éstas se centran, sobretodo, en el conocimiento de las materias a impartir.

Entre las principales ideas extraídas, así, a modo de frase, recupero la siguiente:

La actividad crea un sentimiento nuevo,
que fomenta la alegría;
mientras que la pasividad vive de sentimientos antiguos,
fomentando la tristeza.

Es por este motivo que las clases en las escuelas waldorf son activas, facilitan la participación del niño, fomentan la observación y vivencia de experiencias que lo llenen de sentimientos nuevos, que le ayuden a construirse como persona que es, además de persona que sabe y hace.

Anuncios

2 pensamientos en “Waldorf, Steiner y la educación secundaria

Espero tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s